Plenitud en la Goyesca de Antequera

La tradicional corrida Goyesca de Antequera ha supuesto una cumbre en la temporada 2017 de FORTES. Reaparecía cuatro días después de la inolvidable encerrona de la Feria de Málaga y con los puntos recientes en el muslo izquierdo y con el alma conmovida del toreo allí vivido, en Antequera dejó instantes para la historia.

El periodista Antonio J. Guerrero lo contaba así www.diariosur.es:

“Lo de Fortes fue maestría con valentía. Si el viento fue determinante para sus compañeros, para él no lo sería, su figura esbelta se arrima al toro y su mirada baja marca su propio círculo, toreando sobre su cuerpo. Salió a por todas, serio, elegante con unas chicuelinas ajustadas ante ‘Sultán’, el mejor del festejo.

Con la muleta demostró torería, abogó como en la capital por la silla en los medios, pero fue arrollado por el toro por el primer pase por detrás que pretendía, revolcándolo por el suelo y destrozando la silla. A pesar del susto, no se amilanó y forzó su maestría en un toreo templado, con la muleta baja y firme, estirando el brazo con los olés de los aficionados que vibraron con el malagueño. Su faena y su gran estocada, con la que partió la muleta, le valieron las dos orejas”.

La crónica del festejo para la Agencia Efe, publicada en numerosos diarios de España, decía así:

“El malagueño Fortes aunó casta y valentía con toreo de salón, pausado y elegante, en su primero, al que hilvanó, sin duda, la mejor faena de los tres días de toros que ha habido en Antequera.

Con el capote demostró ganas, sacando al toro (el mejor) con unas ajustadas chicuelinas, pero lo verdaderamente grande estaba aún por llegar. Sorprendió a todos cuando sacó una silla para iniciar faena de muleta desde los mismos medios. A partir de ahí la clase de toreo fue espléndida. Muleta baja y derechazos lentos demostrando la calidad que tiene este torero, que tiene mucho que decir. El remate fue la gran estocada final. Dos orejas sin discusión.

Su segundo fue más “rajadito”. Así y todo Fortes logró sacarle una verónicas rematadas con media, además de una faena de muleta en la que destacó especialmente al natural y unos redondos de fin de obra de mucho ajuste y verdad. Terminó con estocada tendida y descabello, logrando de nuevo dos orejas. Qué pedazo de torero es este Fortes”.