Bilbao disfruta de naturales de muchos quilates

La plaza de toros de Bilbao, escenario hace seis años de la alternativa de FORTES, ha vuelto a disfrutar del toreo del artista malagueño. Naturales de asiento, de pecho entregado, de cadera ofrecida, zapatillas enterradas y vuelos lanzados al hocico del primer Miura. Toreo de quilates el que ofreció FORTES, refrendado con detalles y solvencia ante el desclasado cuarto. Sólo la espada privó del premio tangible.

Como recuerdo de la tarde, algúnpárrafo de la crónica que realiza www.torocultura.com:

“Saúl Jiménez Fortes emplea su valor irrefutable para engendrar arte. Se pone firme, hierático, con los talones hundidos en la arena, y pasa a los toros sin reparar en capas ni divisas. Esta tarde ha lidiado con dos hercúleos toros mansos y descastados, los ha conducido con mano de seda, citando con suave toque y embarcando sus tímidas embestidas con largura y regusto torero. Ha entregado su cuerpo a la obra artística que proyecta, y no ha demudado el rostro, allá le prendan los toros o le arrollen. Su discurso ha sido cierto desde que se abrió de capa tras el paseíllo hasta que descabelló el cuarto, sin alharacas ni metáforas, palabra cabal y verbo en gerundio”.